100 años de Caymmi

Sus canciones forman ya parte de la memoria colectiva: son casi de dominio público. En una entrevista en 1972, Dorival Caymmi confesaba su sueño de llegar a esa perfección de ser autor de algo que se pierde entre el pueblo. Y lo consiguió con Samba da minha terra, Saudade da Bahia, O mar, João Valentão, Só louco, Nem eu, Rosa morena, Dora, Marina, Oração da Mãe Menininha, Você já foi a Bahia?… Canciones –pocas más de cien- que han grabado João Gilberto, Caetano Veloso, Gilberto Gil, Gal Costa, Maria Bethânia, Baden Powell, Rosa Passos… También la cantante de jazz Sarah Vaughan y un crooner como Andy Williams (Das rosas) o un guitarrista como Carlos Santana y el saxofonista Paul Winter (Promessa de pescador). Canciones sencillas, en apariencia, pero con las armonías de un innovador en la música popular. El maestro Antonio Carlos Jobim explicó que en su música hay notas de sexta y séptima mayor en los acordes menores, imprevisibles modulaciones de medio tono, cosas que nadie usaba en la época.

Buda nagô, lo llamó Gilberto Gil, que por un tiempo fue su yerno virtual, en una canción homenaje a este bahiano universal: “Como príncipe, principió la nueva edad de la canción”. Tenía 24 años, cuando casi recién llegado a Río de Janeiro desde Bahía, en busca de empleo en la capital del país, Carmen Miranda grabó O que é que a baiana tem? para una película y dio a conocer su nombre. Dorival Caymmi, nacido el 30 de abril de 1972 en Salvador de Bahía, fue uno de los primeros compositores brasileños que grabó sus propias canciones –era costumbre hasta entonces que las grabasen cantantes conocidos-. Y se significó por editar un disco sólo de voz y guitarra cuando se grababa con acompañamiento orquestal por imperativo discográfico: en 1959, un LP titulado Caymmi e seu violão -su primer LP, de diez pulgadas y con ocho canciones, Canções praieras, había salido en el 54-.

En el disco seminal de la bossa nova, Chega de saudade, de João Gilberto, lanzado en 1959, junto a canciones inéditas de Tom Jobim y Newton Mendonça, de Carlos Lyra y Ronaldo Bôscoli, de Jobim y Vinicius de Moraes o del propio João Gilberto, estaba Rosa Morena, de Caymmi. Y en el Getz/Gilberto, de 1964, que se abre con la famosa grabación en Nueva York de The girl from Ipanema, el segundo corte del disco es Doralice, de Dorival Caymmi y Antônio Almeida.

 

 

Cara B del primer LP de Dorival Caymmi publicado en 1954

 

 

 

 

 

Era Obá Óniyôki -“Obá significa maestro, ministro, jefe, es el título más alto, el puesto civil más importante en la jerarquía del candomblé”, según explicó su gran amigo Jorge Amado. Nadie ha cantado a Bahía como lo hizo Dorival Caymmi. Con el mar como eterna inspiración. Una Bahía que él vivió y también soñó. Canto a sus playas y sus pescadores, a sus lavanderas y vendedoras callejeras -negras y mulatas vestidas de blanco-, a sus encantos y sus misterios. Jorge Amado escribió que Bahía esta entera, en lo que tiene de más característico, en la obra de Caymmi: “Allí está la vida de un pueblo capaz de sobreponerse a la miseria y la opresión para reir, cantar y bailar; superando a la muerte para crear la fiesta”. Pablo Neruda decía que, con su voz dulce y profunda, Caymmi llevaba su saudade de Bahía por todo el cielo de Brasil. En 1944, Walt Disney había incluído su samba Você já foi à Bahia? en The Three Caballeros, película de animación en la que el loro José Carioca se la cantaba al Pato Donald.

Sus tres hijos se han dedicado a la música: Nana (1941), la mayor de los tres hermanos, es una cantante de timbre emotivo; Danilo (1948), el menor, flautista, cantante y compositor; Dori (1943), además de compositor y cantante, un valioso arreglista apreciado por el mismísimo Quincy Jones. Una de sus nietas, Stella, es la autora de la más completa biografía publicada sobre su abuelo, Dorival Caymmi. O mar e o tempo (2001, edición ampliada y revisada en 2014) además de los libros Caymmi e a bossa nova (2008) y O Que é Que a Baiana Tem? – Dorival Caymmi na Era do Rádio (2013).

Hace unos meses, en una de sus columnas dominicales para O Globo, Caetano Veloso dejó escrito: “João Gilberto me dijo que le mirara siempre a él porque él era el genio de la raza, una lección permanente. No en vano es folclore y sofisticación urbana”. Se fue el 16 de agosto de 2008, con 94 años, el hombre tranquilo que cantaba, en Saudade da Bahia, “pobre de quien cree en la fama y en el dinero para ser feliz”. Como dice Chico Buarque en Paratodos “contra hiel, malestar, delito, use Dorival Caymmi”.

                                                                          Con Carmen Miranda y Assis Valente en Radio Mayrink Veiga, en 1939

  1942: encuentro con el actor y director de cine Orson Welles

                         Caymmi cantando con Vinicius de Moraes y tres hermanas del Quarteto em Cy, en Río, a mediados de los años 60

                                                              Dorival Caymmi con su gran amigo el escritor Jorge Amado

 

Para escuchar a DORIVAL CAYMMI en ‘Cuando los elefantes sueñan con la música’ (Radio 3):

– Una hora con Stella Caymmi hablando de su abuelo (programa 15 septiembre 2014) http://rtve.es/a/2759018

– Homenaje a Dorival Caymmi en el centenario de su nacimiento (programa 30 abril 2014) http://rtve.es/a/2538761

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *